Capítulos de Doña Perfecta 1 / 2 / 3 / 4 / 5 / 6 / 7 / 8 / 9 / 10 / 11 / 12 / / 14 / 15 / 16 / 17 / 18 / 19 / 20 / 21 / 22 / 23 / 24 / 25 / 26 / 27 / 28 / 29 / 30 / 31 / 32

Benito Pérez Galdós - Doña Perfecta - 20

perfectaБенито Перес Гальдос - Донья Перфекта. Глава 20

Capítulo XX
Rumores. Temores

Al día siguiente de esta disputa lamentable, corrieron por toda Orbajosa de casa en casa, de
círculo en círculo, desde el Casino a la botica, y desde el paseo de las Descalzas a la puerta
de Baidejos, rumores varios sobre Pepe Rey y su conducta. Todo el mundo los repetía, y los
comentarios iban siendo tantos, que si don Cayetano los recogiese y compilase, formaría
con ellos un rico Thesaurum de la benevolencia orbajosense.
En medio de la diversidad de especies que corrían, había conformidad en algunos
puntos culminantes, uno de los cuales era el siguiente:
Que el ingeniero, enfurecido porque doña Perfecta se negaba a casar a Rosarito con un
ateo, había alzado la mano a su tía.
Estaba viviendo el joven en la posada de la viuda de Cuzco, establecimiento montado
como ahora se dice, no a la altura, sino a la bajeza de los más primorosos atrasos del país.
Visitábale con frecuencia el teniente coronel Pinzón, para ponerse de acuerdo respecto al
enredo que entre manos traían, y para cuyo eficaz desempeño mostraba el soldado felices
disposiciones. Ideaba a cada instante nuevas travesuras y artimañas, apresurándose a
llevarlas del pensamiento a la obra con excelente humor, si bien solía decir a su amigo:
—El papel que estoy haciendo, querido Pepe, no se debe contar entre los más
airosos; pero por dar un disgusto a Orbajosa y su gente, andaría yo a cuatro pies.
No sabemos qué sutiles trazas empleó el ladino militar, maestro en ardides del mundo,
pero lo cierto es que a los tres días de alojamiento había logrado hacerse muy simpático en
la casa. Agradaba su trato a doña Perfecta, que no podía oír sin emoción sus zalameras
alabanzas del buen porte de la casa, de la grandeza, piedad y magnificencia augusta de la
señora. Con don Inocencio estaba a partir un confite. Ni la madre ni el Penitenciario le
estorbaban que hablase a Rosario (a quien se dio libertad después de la ausencia del feroz
primo); y con sus cortesanías alambicadas, su hábil lisonja y destreza suma, adquirió en la
casa de Polentinos considerable auge y hasta familiaridad. Pero el objeto de todas sus artes
era una doncella, que tenía por nombre Librada, a quien sedujo (castamente hablando) para
que transportase recados y cartitas a la Rosario, fingiéndose enamorado de esta. No resistió
la muchacha al soborno, realizado con bonitas palabras y mucho dinero, porque ignoraba la
procedencia de las esquelas y el verdadero sentido de tales líos; pues si llegara a entender
que todo era una nueva diablura de don José, aunque éste le gustaba mucho, no hiciera
traición a su señora por todo el dinero del mundo.
Estaban un día en la huerta doña Perfecta, Don Inocencio, Jacinto y Pinzón. Hablóse
de la tropa y de la misión que traía a Orbajosa, en cuyo tratado el señor Penitenciario halló
tema para condenar la tiránica conducta del gobierno, y sin saber cómo nombraron a Pepe
Rey.
—Todavía está en la posada —dijo el abogadillo—. Le he visto ayer, y me ha dado
memorias para usted, señora doña Perfecta.
—¿Hase visto mayor insolencia?... ¡Ah!, señor Pinzón, no extrañe usted que emplee
este lenguaje, tratándose de un sobrino carnal... ya sabe usted... aquel caballerito que se
aposentaba en el cuarto que usted ocupa.
—¡Sí, ya lo sé! No le trato; pero le conozco de vista y de fama. Es amigo íntimo de
nuestro brigadier.
—¿Amigo íntimo del brigadier?
—Sí, señora, del que manda la brigada que ha venido a este país, y que se ha
repartido entre diferentes pueblos.
—¿Y dónde está? —preguntó con interés sumo la dama.
—En Orbajosa.
—Creo que se aposenta en casa de Polavieja —indicó Jacinto.
—Su sobrino de usted —continuó Pinzón—, y el brigadier Batalla son íntimos amigos,
se quieren entrañablemente, y a todas horas se les ve juntos por las calles del pueblo.
—Pues, amiguito, mala idea formo de ese señor jefe —repuso doña Perfecta.
—Es un... es un infeliz —dijo Pinzón en el tono propio de quien por respeto no se
atreve a aplicar una calificación dura.
—Mejorando lo presente, señor Pinzón, y haciendo una salvedad honrosísima en honor
de usted —afirmó doña Perfecta—, no puede negarse que en el ejército español hay cada
tipo...
—Nuestro brigadier era un excelente militar antes de darse al espiritismo...
—¡Al espiritismo!
—¡Esa secta que llama a los fantasmas y duendes por medio de las patas de las
mesas!... —exclamó el canónigo riendo.
—Por curiosidad, sólo por curiosidad —dijo Jacintillo con énfasis—, he encargado a
Madrid la obra de Allan Kardec. Bueno es enterarse de todo.
—¿Pero es posible que tales disparates...? ¡Jesús! Dígame usted, Pinzón, ¿mi sobrino
también es de esa secta de pie de banco?
—Me parece que él fue quien catequizó a nuestro bravo brigadier Batalla.
—¡Pero, Jesús!
—Eso es; y cuando se le antoje —dijo don Inocencio sin poder contener la risa—,
hablará con Sócrates, San Pablo, Cervantes y Descartes, como hablo yo ahora con Librada
para pedirle un fosforito. ¡Pobre señor de Rey! Bien dije yo que aquella cabeza no estaba
buena.
—Por lo demás —continuó Pinzón—, nuestro brigadier es un buen militar. Si de algo
peca es de excesivamente duro. Toma tan al pie de la letra las órdenes del gobierno, que si
le contrarían mucho aquí, será capaz de no dejar piedra sobre piedra en Orbajosa. Sí, les
prevengo a ustedes que estén con cuidado.
—Pero ese monstruo nos va a cortar la cabeza a todos. ¡Ay!, señor don Inocencio,
estas visitas de la tropa me recuerdan lo que he leído en la vida de los mártires, cuando se
presentaba un procónsul romano en un pueblo de cristianos...
—No deja de ser exacta la comparación —dijo el Penitenciario mirando al militar por
encima de las gafas.
—Es un poco triste; pero siendo verdad, debe decirse —manifestó Pinzón con
benevolencia—. Ahora, señores míos, están ustedes a merced de nosotros.
—Las autoridades del país —objetó Jacinto—, funcionan aún perfectamente.
—Creo que se equivoca usted —repuso el soldado, cuya fisonomía observaban con
profundo interés la señora y el Penitenciario—. Hace una hora ha sido destituido el alcalde
de Orbajosa.
—¿Por el Gobernador de la provincia?
—El gobernador de la provincia ha sido sustituido por un delegado del Gobierno que
debió llegar esta mañana. Los ayuntamientos todos cesarán hoy. Así lo ha mandado el
Ministro, porque temía, no sé con qué motivo, que no prestaban apoyo a la autoridad
central.
—Bien, bien estamos —murmuró el canónigo, frunciendo el ceño y echando adelante
el labio inferior.
Doña Perfecta meditaba.
—También han sido quitados algunos jueces de primera instancia, entre ellos el de
Orbajosa.
—¡El juez! ¡Periquito!... ¿Ya no es juez Periquito? —exclamó doña Perfecta con voz y
gesto parecida a los de las personas que tienen la desgracia de ser picadas por una víbora.
—Ya no es juez de Orbajosa el que lo era ayer —manifestó Pinzón—. Mañana llega el
nuevo.
—¡Un desconocido!
—¡Un desconocido!
—Un tunante quizás... ¡El otro era tan honrado!... —dijo la señora con zozobra—.
Jamás le pedí cosa alguna, que al punto no me concediera. ¿Sabe usted quién será el
alcalde nuevo?
—Dicen que viene un corregidor.
—Vamos, diga usted de una vez que viene el Diluvio, y acabaremos —manifestó el
canónigo levantándose.
—¿De modo que estamos a merced del señor brigadier?
—Por algunos días, ni más ni menos. No se enfaden ustedes conmigo. A pesar de mi
uniforme, me desagrada el militarismo; pero nos mandan pegar... y pegamos. No puede
haber oficio más canalla que el nuestro.
—Sí que lo es, sí que lo es —dijo la señora disimulando mal su furor—. Ya que usted lo
ha confesado... Conque ni alcalde, ni juez...
—Ni gobernador de la provincia.
—Vamos; que nos quiten también al señor Obispo y nos manden un monaguillo en su
lugar.
—Es lo que falta... Si aquí les dejan hacerlo —murmuró don Inocencio, bajando los
ojos—, no se pararán en pelillos.
—Y todo es porque se teme el levantamiento de partidas en Orbajosa —exclamó la
señora cruzando las manos y agitándolas de arriba abajo desde la barba a las rodillas—.
Francamente, Pinzón, no sé cómo no se levantan hasta las piedras. No le deseo mal ninguno
a usted; pero lo justo sería que el agua que beben ustedes se les convirtiera en lodo... ¿Dijo
usted que mi sobrino es íntimo ami go del brigadier?
—Tan íntimo que no se separan en todo el día; fueron compañeros de colegio. Batalla
le quiere como un hermano, y le complace en todo. En su lugar de usted, señora, yo no
estaría tranquilo.
—¡Oh! ¡Dios mío! ¡Temo un atropello!... —exclamó ella muy desasosegada.
—Señora —afirmó el canónigo con energía—. Antes que consentir un atropello en esta
honrada casa, antes que consentir el menor vejamen hecho a esta nobilísima familia, yo...
mi sobrino... ¿qué digo?, los vecinos todos de Orbajosa...
Don Inocencio no concluyó. Su cólera era tan viva, que se le trababan las palabras en
la boca. Dio algunos pasos marciales y después se volvió a sentar.
—Me parece que no son vanos esos temores —dijo Pinzón—. En caso necesario, yo...
—Y yo... —repitió Jacinto.
Doña Perfecta había fijado los ojos en la puerta vidriera del comedor, tras la cual
dejóse ver una graciosa figura. Mirándola, parecía que en el semblante de la señora se
ennegrecían más las sombrías nubes del temor.
—Rosario, pasa aquí, Rosario —dijo saliendo a su encuentro—. Se me figura que
tienes hoy mejor cara y estás más alegre, sí... ¿No les parece a ustedes que Rosario tiene
mejor cara? Si parece otra.
Todos convinieron en que tenía retratada en su semblante la más viva felicidad.

 

Capítulos de Doña Perfecta 1 / 2 / 3 / 4 / 5 / 6 / 7 / 8 / 9 / 10 / 11 / 12 / / 14 / 15 / 16 / 17 / 18 / 19 / 20 / 21 / 22 / 23 / 24 / 25 / 26 / 27 / 28 / 29 / 30 / 31 / 32