Что смотрим: Película completa

Год: 1967

Страна: Германия

Жанр: Драма, Боевик, Приключения, Военное кино

В первой половине I века до нашей эры тевтонские племена во главе с Арминием Грозным восстали против жестокой и завоевательной Римской империи. Между яростью, мучениями и кровавыми битвами варварские племена и римские легионы ведут войну на истощение, из-за которой жестокий и ужасный Арминий становится легендой во всей империи. Только Август, злой и коварный император Рима, способен поработить варваров-тевтонов и положить конец их убийственному восстанию.


En la primera mitad del siglo I a. C., las tribus teutónicas, dirigidas por Arminius el Terrible, un rebelde en contra el cruel y conquistador Imperio Romano. Entre rabia, tormentos y la sangre cuajada batallas, las tribus bárbaras y las legiones romanas luchan en una guerra de desgaste, por lo brutal y terrible que Arminio se convierte en una leyenda en todo el imperio. Sólo Augusto, emperador de Roma que es malvado y traicionero es capaz de esclavizar a los bárbaros teutones y poner fin a su levantamiento asesino. 

La Batalla de Germania : смотреть на испанском

 

 

 

 

Reseñas

Siglo I d.C. Las tropas del cónsul Varo son emboscadas por Arminio antiguo centurión romano en el bosque de Teotoburgo. El resultado es la aniquilación de tres legiones romanas. Ese es el punto de partida de esta producción alemana de los 60´que presenta para su época una interesante coreografía en las batallas (tanto la primera como la última), pero que por lo demás suspende.

Arminio es presentado como un héroe alemán, y el final además de inventado es irrisorio. Las interpretaciones no están tampoco a la altura y tras un pasable comienzo de película (presentando a los personajes y la trama) la película deriva en un sinfín de personajes sin importancia que no se sabe muy bien que pintan, un argumento reducido a la nada y una repetitiva banda sonora cada vez que hay una lucha. Al menos solo dura 88 minutos...

Lo mejor:

- Lo bien presentadas que están las batallas para la época.
- Cameron Mitchell. El único que se salva medianamente.
- Los primeros 30 minutos de película.

Lo peor:

- La machacona banda sonora.
- Argumento sin sentido
- Pésima segunda mitad de film

 

Anunciada en Mañanas de cine algo así como La masacre de la Selva Negra, La batalla de Germania es un péplum atípico, por cuanto es una coproducción de la Alemania Federal con Italia y Yugoslavia, está hablada en alemán y se rueda en 1967, cuando los fastos del género ya habían quedado atrás. Cuenta con un protagonista estadounidense (Cameron Mitchell, que paseó su decadencia por Europa en películas que es mejor no recordar), una estrella italiana (Antonella Lualdi, muy popular en los años 50 y parte de los 60, aquí ya resbalando hacia el fondo) y un galán germano (Hans von Borsody, sin nada memorable en su cinematografía), amén de la presencia de Beba Loncar, una rubia yugoslava bien dotada pero inexpresiva a la que intentaron lanzar como sex bomb, sin éxito.

Dirige el especialista Ferdinando Baldi, quien firma con el divertido seudónimo de Ferdy Baldwin y filma con singular arrojo una historia ya vista (mejor) en La caída del imperio romano. La cámara se mueve con agilidad, despliega travellings elegantes, aprovecha los paisajes naturales, los extras se mueven con más habilidad que en otras ocasiones, los diálogos no apestan, y Carlo Savina compone una banda sonora majestuosa y sinfónica que acompaña en todo momento a las imágenes. Tal vez el guión habría podido dar un poco más de sí, aparte de enaltecer la epopeya del bárbaro Arminio, quien tuvo la luminosa idea de unir a todas las tribus en contra del invasor romano, tras haber sido durante diez años comandante de las fuerzas romanas y haber probado en sus carnes el desprecio y el racismo de éstos.

Por supuesto, su sueño no se cumplió debido a las rivalidades tribales (algo que todavía se ve en nuestros días, como quien dice a la vuelta de la esquina), y acabó como todos, es decir, traicionado y asesinado.

Sin ser ni mucho menos una obra maestra, La batalla de Germania se deja ver pese a la maldad de sus intérpretes, un defecto común a la mayoría de los péplums.