Capítulos de Doña Perfecta 1 / 2 / 3 / 4 / 5 / 6 / 7 / 8 / 9 / 10 / 11 / 12 / / 14 / 15 / 16 / 17 / 18 / 19 / 20 / 21 / 22 / 23 / 24 / 25 / 26 / 27 / 28 / 29 / 30 / 31 / 32

Benito Pérez Galdós - Doña Perfecta - 31

perfectaБенито Перес Гальдос - Донья Перфекта. Глава 31

Capítulo XXXI
Doña Perfecta

Ved con cuánta tranquilidad se consagra a la escritura la señora doña Perfecta. Penetrad en
su cuarto, a pesar de lo avanzado de la hora, y la sorprenderéis en grave tarea, compartido
su espíritu entre la meditación y unas largas y concienzudas cartas que traza a ratos con
segura pluma y correctos perfiles. Dale de lleno en el rostro y busto y manos la luz del
quinqué, cuya pantalla deja en dulce penumbra el resto de la persona y la pieza casi toda.
Parece una figura luminosa evocada por la imaginación en medio de las vagas sombras del
miedo.
Es extraño que hasta ahora no hayamos hecho una afirmación muy importante, y es
que Doña Perfecta era hermosa, mejor dicho, era todavía hermosa, conservando en su
semblante rasgos de acabada belleza. La vida del campo, la falta absoluta de presunción, el
no vestirse, el no acicalarse, el odio a las modas, el desprecio de las vanidades cortesanas
eran causa de que su nativa hermosura no brillase o brillase muy poco. También la
desmejoraba mucho la intensa amarillez de su rostro, indicando una fuerte constitución
biliosa.
Negros y rasgados los ojos, fina y delicada la nariz, ancha y despejada la
frente, todo observador la consideraba como acabado tipo de la humana figura: pero había
en aquellas facciones cierta expresión de dureza y soberbia que era causa de antipatía. Así
como otras personas, aun siendo feas, llaman, doña Perfecta despedía. Su mirar, aun
acompañado de bondadosas palabras, ponía entre ella y las personas extrañas la
infranqueable distancia de un respeto receloso; mas para las de casa, es decir, para sus
deudos, parciales y allegados, tenía una singular atracción. Era maestra en dominar, y nadie
la igualó en el arte de hablar el lenguaje que mejor cuadraba a cada oreja.
Su hechura biliosa, y el comercio excesivo con personas y cosas devotas, que
exaltaban sin fruto ni objeto su imaginación, la habían envejecido prematuramente, y,
siendo joven, no lo parecía. Podría decirse de ella que con sus hábitos y su sistema de vida
se había labrado una corteza, un forro pétreo, insensible, encerrándose dentro como el
caracol en su casa portátil. Doña Perfecta salía pocas veces de su concha.
Sus costumbres intachables, y aquella bondad pública que hemos observado en ella
desde el momento de su aparición en nuestro relato, eran causa de su gran prestigio en
Orbajosa. Sostenía además relaciones con excelentes damas de Madrid, y por este medio
consiguió la destitución de su sobrino. Ahora, en el momento presente de nuestra historia,
la hallamos sentada junto al pupitre, que es el confidente único de sus planes y el
depositario de sus cuentas numéricas con los aldeanos, y de sus cuentas morales con Dios y
la sociedad. Allí escribió las cartas que trimestralmente recibía su hermano; allí redactaba
las esquelitas para incitar al juez y al escribano a que embrollaran los pleitos de Pepe Rey,
allí armó el lazo en que éste perdiera la confianza del Gobierno; allí conferenciaba
largamente con don Inocencio. Para conocer el escenario de otras acciones cuyos efectos
hemos visto, sería preciso seguirla al palacio episcopal y a varias casas de familias amigas.
No sabemos cómo hubiera sido doña Perfecta amando. Aborreciendo tenía la
inflamada vehemencia de un ángel tutelar de la discordia entre los hombres. Tal es el
resultado producido en un carácter duro y sin bondad nativa por la exaltación religiosa,
cuando esta, en vez de nutrirse de la conciencia y de la verdad revelada en principios tan
sencillos como hermosos, busca su savia en fórmulas estrechas que sólo obedecen a
intereses eclesiásticos. Para que la mojigatería sea inofensiva, es preciso que exista en
corazones muy puros. Verdad es que aun en este caso es infecunda para el bien. Pero los
corazones que han nacido sin la seráfica limpieza que establece en la tie rra un Limbo
prematuro, cuiden bien de no inflamarse mucho con lo que ven en los retablos, en los coros,
en los locutorios y en las sacristías, si antes no han elevado en su propia conciencia un
altar, un púlpito y un confesonario.
La señora, dejando a ratos la escritura, pasaba a la pieza inmediata donde estaba su
hija. A Rosarito se le había mandado que durmiera, pero ella, precipitada ya por el
despeñadero de la desobediencia, velaba.
—¿Por qué no duermes? —le preguntó su madre—. Yo no pienso acostarme en toda la
noche. Ya sabes que Caballuco se ha llevado los hombres que teníamos aquí. Puede suceder
cualquier cosa, y yo vigilo... Si yo no vigilara, ¿qué sería de ti y de mí?...
—¿Qué hora es? —preguntó la muchacha.
—Pronto será media noche... Tú no tendrás miedo... pero yo lo tengo.
Rosarito temblaba, y todo indicaba en ella la más negra congoja. Sus ojos se dirigían
al cielo, como cuando se quiere orar; miraban luego a su madre, expresando un terror muy
vivo.
—Pero, ¿qué tienes?
—¿Ha dicho usted que era media noche?
—Sí.
—Pues... ¿pero es ya media noche?
Rosario quería hablar, sacudía la cabeza, encima de la cual se le había puesto un
mundo.
—Tú tienes algo... a ti te pasa algo —dijo la madre clavando en ella los sagaces ojos.
—Sí... quería decirle a usted —balbució la muchacha—, quería decir... Nada, nada, me
dormiré.
—Rosario, Rosario. Tu madre lee en tu corazón como en un libro —exclamó doña
Perfecta con severidad—. Tú estás agitada. Ya te he dicho que estoy dispuesta a perdonarte
si te arrepientes; si eres una niña buena y formal.
—Pues qué, ¿no soy buena yo? ¡Ay, mamá, mamá mía, yo me muero!
Rosario prorrumpió en llanto congojoso y dolorido.
—¿A qué vienen estos lloros? —dijo su madre abrazándola—. Si son las lágrimas del
arrepentimiento, benditas sean.
—Yo no me arrepiento, yo no puedo arrepentirme —gritó la joven con arrebato de
desesperación que la puso sublime.
Irguió la cabeza, y en su semblante se pintó súbita, inspirada energía. Los cabellos le
caían sobre la espalda. No se ha visto imagen más hermosa de un ángel dispuesto a
rebelarse.
—¿Pero te vuelves loca o qué es esto? —dijo doña Perfecta poniéndole ambas manos
sobre los hombros.
—¡Me voy, me voy! —dijo la joven, expresándose con la exaltación del delirio.
Y se lanzó fuera del lecho.
—Rosario, Rosario... Hija mía... ¡Por Dios! ¿Qué es esto?
—¡Ay!, mamá, señora —exclamó la joven abrazándose a su madre—. Áteme usted.
—En verdad, lo merecías... ¿Qué locura es esta?
—Áteme usted... Yo me marcho, me marcho con él.
Doña Perfecta sintió borbotones de fuego que subían de su corazón a sus labios. Se
contuvo, y sólo con sus ojos negros, más negros que la noche, contestó a su hija.
—¡Mamá, mamá mía, yo aborrezco todo lo que no sea él! —exclamó Rosario—.
Óigame usted en confesión, porque quiero confesarlo a todos, y a usted la primera.
—Me vas a matar, me estás matando —murmuró la madre poniéndose lívida.
—Yo quiero confesarlo, para que usted me perdone... Este peso, este peso que tengo
encima no me deja vivir...
—¡El peso de un pecado!... Añádele encima la maldición de Dios, y prueba a andar con
ese fardo, desgraciada... Sólo yo puedo quitártelo.
—No, usted no, usted no —gritó Rosario con desesperación—. Pero óigame usted,
quiero confesarlo todo, todo... Después arrójeme usted de esta casa, donde he nacido.
—¡Arrojarte yo!...
—Pues me marcharé.
—Menos. Yo te enseñaré los deberes de hija que has olvidado.
—Pues huiré; él me llevará consigo.
—¿Te lo ha dicho, te lo ha aconsejado, te lo ha mandado? —preguntó doña Perfecta,
lanzando estas palabras como rayos sobre su hija.
—Me lo aconseja... Hemos concertado casarnos. Es preciso, mamá, mamá mía
querida. Yo la amaré a usted... Conozco que debo amarla... Me condenaré si no la amo.
Se retorcía los brazos y cayendo de rodillas, besó los pies a su madre...
—¡Rosario, Rosario! —exclamó doña Perfecta con terrible acento—. Levántate.
Hubo una pequeña pausa.
—¿Ese hombre te ha escrito?
—Sí.
—¿Le has visto después de aquella noche?
—Sí.
—¡Y tú...!
—Yo también... ¡Oh!, señora. ¿Por qué me mira usted así? Usted no es mi madre.
—Ojalá no. Gózate en el daño que me haces. Me matas, me matas sin remedio —gritó
la señora con indecible agitación—. Dices que ese hombre...
—Es mi esposo... Yo seré suya, protegida por la ley... Usted no es mujer... ¿Por qué
me mira usted de ese modo que me hace temblar?... Madre, madre mía, no me condene
usted.
—Ya tú te has condenado: basta. Obedéceme y te perdonaré... Responde: ¿cuándo
recibiste cartas de ese hombre?
—Hoy.
—¡Qué traición! ¡Qué infamia! —exclamó la madre antes bien rugiendo que hablando—
. ¿Esperabais veros?
—Sí.
—¿Cuándo?
—Esta noche.
—¿Dónde?
—Aquí, aquí. Todo lo confieso, todo. Sé que es un delito... Soy muy infame; pero
usted, usted, que es mi madre, me sacará de este infierno. Consienta usted... Dígame usted
una palabra, una sola.
—¡Ese hombre aquí, en mi casa! —gritó doña Perfecta dando algunos pasos que
parecían saltos hacia el centro de la habitación.
Rosario la siguió de rodillas. En el mismo instante oyéronse tres golpes, tres
estampidos, tres cañonazos. Era el corazón de María Remedios que tocaba a la puerta,
agitando la aldaba. La casa se estremecía con temblor pavoroso. Madre e hija se quedaron
como estatuas.
Bajó a abrir un criado, y poco después, en la habitación de Doña Perfecta, entró María
Remedios, que no era mujer, sino un basilisco envuelto en un mantón. Su rostro encendido
por la ansiedad despedía fuego.
—Ahí está, ahí está —dijo al entrar—. Se ha metido en la huerta por la puertecilla
condenada...
Tomaba aliento a cada sílaba.
—Ya entiendo —repitió doña Perfecta con una especie de bramido.
Rosario cayó exánime al suelo y perdió el conocimiento.
—Bajemos —dijo doña Perfecta sin hacer caso del desmayo de su hija.
Las dos mujeres se deslizaron por la escalera como dos culebras. Las criadas y el
criado estaban en la galería sin saber qué hacer. Doña Perfecta pasó por el comedor a la
huerta, seguida de María Remedios.
—Afortunadamente tenemos ahí a Ca... Ca... Caballuco —dijo la sobrina del canónigo.
—¿Dónde?
—En la huerta también... Sal... sal... saltó la tapia.
Doña Perfecta exploró la oscuridad con sus ojos llenos de ira. El rencor les daba la
singular videncia de la raza felina.
—Allí veo un bulto... —dijo—. Va hacia las adelfas.
—Es él —gritó Remedios—. Pero allá aparece Ramos... ¡Ramos!
Distinguieron perfectamente la colosal figura del centauro.
—Hacia las adelfas... Ramos, hacia las adelfas...
Doña Perfecta adelantó algunos pasos. Su voz ronca, que vibraba con acento terrible,
disparó estas palabras:
—Cristóbal, Cristóbal... ¡mátale!
Oyóse un tiro.
Después otro.

 

Capítulos de Doña Perfecta 1 / 2 / 3 / 4 / 5 / 6 / 7 / 8 / 9 / 10 / 11 / 12 / / 14 / 15 / 16 / 17 / 18 / 19 / 20 / 21 / 22 / 23 / 24 / 25 / 26 / 27 / 28 / 29 / 30 / 31 / 32