Capítulos de Doña Perfecta 1 / 2 / 3 / 4 / 5 / 6 / 7 / 8 / 9 / 10 / 11 / 12 / / 14 / 15 / 16 / 17 / 18 / 19 / 20 / 21 / 22 / 23 / 24 / 25 / 26 / 27 / 28 / 29 / 30 / 31 / 32

Benito Pérez Galdós - Doña Perfecta - 25

perfectaБенито Перес Гальдос - Донья Перфекта. Глава 25

Capítulo XXV
Sucesos imprevistos. Pasajero desconcierto

La escena cambia. Ved una estancia hermosa, clara, humilde, alegre, cómoda y de un aseo
sorprendente. Fina estera de junco cubre el piso, y las blancas paredes se adornan con
hermosas estampas de santos y algunas esculturas de dudoso valor artístico. La antigua
caoba de los muebles brilla lustrada por los frotamientos del sábado, y el altar donde una
pomposa Virgen de azul y plata vestida recibe doméstico culto, se cubre de mil graciosas
chucherías, mitad sacras mitad profanas. Hay además cuadritos de mostacilla, pilas de agua
bendita, una relojera con Agnus Dei, una rizada palma de Domingo de Ramos, y no pocos
floreros de inodoras flores de trapo. Enorme estante de roble contiene una rica y escogida
biblioteca, y allí está Horacio el epicúreo y sibarita junto con el tierno Virgilio, en cuyos
versos se ve palpitar y derretirse el corazón de la inflamada Dido; Ovidio el narigudo, tan
sublime como obsceno y adulador, junto con Marcial el tunante lenguaraz y conceptista;
Tibulo el apasionado, con Cicerón el grande; el severo Tito Livio, con el terrible Tácito,
verdugo de los Césares; Lucrecio el panteísta; Juvenal, que con la pluma desollaba; Plauto,
el que imaginó las mejores comedias de la antigüedad dando vueltas a la rueda de un
molino; Séneca el filósofo, de quien se dijo que el mejor acto de su vida fue su muerte;
Quintiliano el retórico; Salustio el pícaro, que tan bien habla de la virtud; ambos Plinios,
Suetonio y Varrón, en una palabra, todas las letras latinas, desde que balbucieron su
primera palabra con Livio Andrónico, hasta que exhalaron su postrer suspiro con Ruttilio.
Pero haciendo esta inútil, aunque rápida enumeración, no hemos observado
que dos mujeres han entrado en el cuarto. Es muy temprano, pero en Orbajosa se madruga
mucho. Los pajaritos cantan que se las pelan en sus jaulas; tocan a misa las campanas de
las iglesias, y hacen sonar sus alegres esquilas las cabras que van a dejarse ordeñar a las
puertas de las casas.
Las dos señoras que vemos en la habitación descrita vienen de oír su misa. Visten de
negro, y cada cual trae en la mano derecha su librito de devoción y el rosario envuelto en
los dedos.
—Tu tío no puede tardar ya —dijo una de ellas—, le dejamos empezando la misa; pero
él despacha pronto, y a estas horas estará en la sacristía quitándose la casulla. Yo me
hubiera quedado a oírle la misa, pero hoy es día de mucha fatiga para mí.
—Yo no he oído hoy más que la del señor magistral —dijo la otra—, la del señor
magistral, que las dice en un suspiro, y aun creo que no me ha sido de provecho, porque
estaba muy preocupada, sin poder apartar el entendimiento de estas cosas terribles que nos
pasan.
—¡Cómo ha de ser!... Es preciso tener paciencia... Veremos lo que nos aconseja tu tío.
—¡Ay! —exclamó la segunda, exhalando un hondo suspiro—. Yo tengo la sangre
abrasada.
—Dios nos amparará.
—¡Pensar que una persona como usted, una señora como usted se ve amenazada por
un...! Y él sigue en sus trece... Anoche, señora doña Perfecta, conforme usted me lo mandó,
volví a la posada de la viuda del Cuzco, y he pedido nuevos informes. El don Pepito y el
brigadier Batalla están siempre juntos conferenciando... ¡ay Jesús Dios y Señor mío!...
conferenciando sobre sus infernales planes y despachando botellas de vino. Son dos
perdidos, dos borrachos... Sin duda discurren alguna maldad muy grande... Como me
intere so tanto por usted, anoche, estando yo en la posada, vi salir al don Pepito, y le
seguí...
—¿Y a dónde fue?
—Al Casino, sí señora, al Casino —repuso la otra turbándose ligeramente—. Después
volvió a su casa. ¡Ay!, cuánto me reprendió mi tío por haber estado hasta muy tarde
ocupada en este espionaje... pero no lo puedo remediar... ¡Jesús Divino, ampárame! No lo
puedo remediar, y mirando a una persona como usted en trances tan peligrosos, me vuelvo
loca... Nada, nada, señora, estoy viendo que a lo mejor esos tunantes asaltan la casa y nos
llevan a Rosarito...
Doña Perfecta, pues era ella, fijando la vista en el suelo, meditó largo rato. Estaba
pálida y ceñuda.
—Pues no veo el modo de impedirlo —indicó al fin.
—Yo sí le veo —dijo vivamente la otra, que era la sobrina del Penitenciario y madre de
Jacinto—. Veo un medio muy sencillo, el que he manifestado a usted y no le gusta. ¡Ah!,
señora mía, usted es demasiado buena. En ocasiones como esta, conviene ser un poco
menos perfecta... dejar a un ladito los escrúpulos. Pues qué, ¿se va a ofender Dios por eso?
—María Remedios —dijo la señora con altanería—, no digas desatinos.
—¡Desatinos!... Usted, con sus sabidurías, no podrá ponerle las peras a cuarto al
sobrinejo. ¿Qué cosa más sencilla que la que yo propongo? Puesto que ahora no hay justicia
que nos ampare, hagamos nosotros la gran justiciada. ¿No hay en casa de usted hombres
que sirvan para cualquier cosa? Pues llamarles y decirles: «Mira Caballuco, Pasolargo, o
quien sea, esta noche te tapujas bien, de modo que no seas conocido; llevas contigo a un
amiguito de confianza y te pones detrás de la esquina de la calle de la Santa Faz. Aguardáis
un rato, y cuando don José Rey pase por la calle de la Tripería para ir al Casino, porque de
seguro irá al Casino, ¿entendéis bien?, cuando pase, ¡le salís al encuentro de repente y le
dais un susto!...».
—María Remedios, no seas tonta —indicó con magistral dignidad la señora.
—Nada más que un susto, señora; atienda usted bien a lo que digo: un susto. Pues
qué, ¿había yo de aconsejar un crimen?... ¡Jesús Padre y Redentor mío! Sólo la idea me
llena de horror y parece que veo señales de sangre y fuego delante de mis ojos. Nada de
eso, señora mía... Un susto, y nada más que un susto, por lo cual comprenda ese bergante
que estamos bien defendidas. Él va solo al Casino, señora, enteramente solo, y allí se junta
con sus amigotes, los del sable y morrioncete. Figúrese usted que recibe el susto, y que
además le quedan algunos huesos quebrantados, sin nada de heridas graves, se entiende...
pues en tal caso, o se acobarda y huye de Orbajosa, o se tiene que meter en la cama por
quince días. Eso sí, hay que recomendarles que el susto sea bueno. Nada de matar...
cuidadito con eso; pero sentar bien la mano.
—María Remedios —dijo doña Perfecta con altanería—, tú eres incapaz de una idea
elevada, de una resolución grande y salvadora. Eso que me aconsejas es una indignidad
cobarde.
—Bueno, pues me callo... ¡Ay de mí, qué tonta soy! —refunfuñó con humildad la
sobrina del Penitenciario—. Me guardaré mis tonterías para consolarla a usted después que
haya perdido a su hija.
—¡Mi hija!... ¡perder a mi hija!... —exclamó la señora con súbito arrebato de ira—.
Sólo oírlo me vuelve loca. No, no me la quitarán. Si Rosario no aborrece a ese perdido,
como yo deseo, le aborrecerá. De algo sirve la autoridad de una madre... Le arrancaremos
su pasión, mejor dicho, su capricho, como se arranca una hierba tierna que aún no ha
tenido tiempo de echar raíces... No, esto no puede ser, Remedios. ¡Pase lo que pase, no
será! No le valen a ese loco ni los medios más infames. Antes que verla esposa de mi
sobrino, acepto cuanto de malo pueda pasarle, incluso la muerte.
—Antes muerta, antes enterrada y hecha alimento de gusanos —afirmó Remedios
cruzando las manos, como quien dice una plegaria—, que verla en poder de... ¡Ay!, señora,
no se ofenda usted si le digo una cosa, y es que sería gran debilidad ceder porque Rosarito
haya tenido algunas entrevistas secretas con ese atrevido. El caso de anteanoche según lo
contó mi tío, me parece una treta infame de Don José para conseguir su objeto por medio
del escándalo. Muchos hacen esto... ¡Ay Jesús Divino, no sé cómo hay quien le mire la cara
a un hombre no siendo sacerdote!
—Calla, calla —dijo doña Perfecta con vehemencia—. No me nombres lo de
anteanoche. ¡Qué horrible suceso! María Remedios... comprendo que la ira puede perder un
alma para siempre. Yo me abraso... ¡Desdichada de mí, ver estas cosas y no ser hombre!...
Pero si he de decir la verdad sobre lo de anteanoche aún tengo mis dudas. Librada jura y
perjura que fue Pinzón el que entró. ¡Mi hija niega todo, mi hija nunca ha mentido...! Yo
insisto en mi sospecha. Creo que Pinzón es un bribón encubridor; pero nada más.
—Volvemos a lo de siempre, a que el autor de todos los males es el dichoso
matemático... ¡Ay! No me engañó el corazón cuando le vi por primera vez... Pues, señora
mía, resígnese usted a presenciar algo más terrible todavía, si no se decide a llamar a
Caballuco y decirle: «Caballuco, espero que...».
—Vuelta a lo mismo; pero tú eres simple...
—¡Oh! Si soy yo muy simplota, lo conozco; pero si no alcanzo más, ¿qué puedo hacer?
Digo lo que se me ocurre, sin sabidurías.
—Lo que tú imaginas, esa vulgaridad tonta de la paliza y del susto se le ocurre a
cualquiera. Tú no tienes dos dedos de frente, Remedios, y cuando quieres resolver un
problema grave, sales con tales patochadas. Yo imagino un recurso más digno de personas
nobles y bien nacidas. ¡Apalear!, ¡qué estupidez! Además, no quiero que mi sobrino reciba
un rasguño por orden mía: eso de ninguna manera. Dios le enviará su castigo por
cualquiera de los admirables caminos que Él sabe eleg ir. Sólo nos corresponde trabajar
porque los designios de Dios no hallen obstáculo. María Remedios: es preciso en estos
asuntos ir directamente a las causas de las cosas. Pero tú no entiendes de causas... tú no
ves más que pequeñeces.
—Será así —dijo humildemente la sobrina del cura—. ¡Ay, para qué me hará Dios tan
necia, que nada de esas sublimidades entiendo!
—Es preciso ir al fondo, al fondo, Remedios. ¿Tampoco entiendes ahora?
—Tampoco.
—Mi sobrino, no es mi sobrino, muje r: es la blasfemia, el sacrilegio, el ateísmo, la
demagogia... ¿Sabes lo que es la demagogia?
—Algo de esa gente que quemó a París con petróleo y los que derriban las iglesias y
fusilan las imágenes... Hasta ahí vamos bien.
—Pues mi sobrino es todo eso... ¡Ah!, ¡si él estuviera solo en Orbajosa!... Pero no, hija
mía. Mi sobrino, por una serie de fatalidades, que son otras tantas pruebas de los males
pasajeros que a veces permite Dios para nuestro castigo, equivale a un ejército, equivale a
la autoridad del gobierno, equivale al alcalde, equivale al juez; mi sobrino no es mi sobrino,
es la nación oficial, Remedios; es esa segunda nación, compuesta de los perdidos que
gobiernan en Madrid, y que se ha hecho dueña de la fuerza material; de esa nación
aparente, porque la real es la que calla, paga y sufre; de esa nación ficticia que firma al pie
de los decretos y pronuncia discursos y hace una farsa de gobierno y una farsa de autoridad
y una farsa de todo. Eso es hoy mi sobrino; es preciso que te acostumbres a ver lo interno
de las cosas. Mi sobrino es el gobierno, el brigadier, el alcalde nuevo, el juez nuevo, porque
todos le favorecen a causa de la unanimidad de sus ideas; porque son uña y carne, lobos de
la misma manada... Entiéndelo bien: hay que defenderse de todos ellos, porque todos son
uno, y uno es todos; hay que atacarles en común, y no con palizas al volver de una
esquina, sino como atacaban nuestros abuelos a los moros, a los moros. Remedios... Hija
mía, comprende bien esto; abre tu entendimiento y deja entrar en él una idea que no sea
vulgar... remóntate; piensa en alto, Remedios.
La sobrina de don Inocencio estaba atónita ante tanta grandeza. Abrió la boca para
decir, sin duda, algo en consonancia con tan maravilloso pensamiento; pero sólo exhaló un
suspiro.
—Como a los moros —repitió doña Perfecta—. Es cuestión de moros y cristianos. ¡Y
creías tú que con asustar a mi sobrino se concluía todo!... ¡Qué necia eres! ¿No ves que le
apoyan sus amigos? ¿No ves que estamos a merc ed de esa canalla? ¿No ves que cualquier
tenientejo es capaz de pegar fuego a mi casa si se le antoja?... ¿Pero tú no alcanzas esto?
¿No comprendes que es necesario ir al fondo? ¿No comprendes la inmensa grandeza, la
terrible extensión de mi enemigo, que no es un hombre, sino una secta?... ¿No comprendes
que mi sobrino, tal como está hoy enfrente de mí, no es un hombre, sino una plaga?...
Contra ella, querida Remedios, tendremos aquí un batallón de Dios que aniquile la infernal
milicia de Madrid. Te digo que esto va a ser grande y glorioso...
—Si al fin fuera...
—¿Pero tú lo dudas? Hoy hemos de ver aquí cosas terribles... —dijo con gran
impaciencia la señora—. Hoy, hoy. ¿Qué hora es? Las siete. ¡Tan tarde y no ocurre nada!...
—Quizá sepa algo mi tío, que está aquí ya. Le siento subir la escalera.
—Gracias a Dios... —dijo doña Perfecta levantándose para salir al encuentro del
Penitenciario—. Él nos dirá algo bueno.
Don Inocencio entró apresuradamente en la pieza. Su demudado rostro indicaba que
aquella alma consagrada a la piedad y a los estudios latinos, no estaba tan tranquila como
de ordinario.
—Malas noticias —dijo poniendo sobre una silla el sombrero y desatando los cordones
del manteo.
Doña Perfecta palideció.
—Están prendiendo gente —añadió don Inocencio, bajando la voz, cual si debajo de
cada silla estuviera un soldado.
—Sospechan, sin duda, que los de aquí no les aguantarían sus pesadas bromas —
prosiguió el cura—, y han ido de casa en casa echando mano a todos los que tenían fama de
valientes...
La señora se arrojó en un sillón y apretó fuertemente los dedos contra la madera de
los brazos del mueble.
—Falta que se hayan dejado prender —indicó Remedios.
—Muchos de ellos... pero muchos —dijo Don Inocencio con ademanes encomiásticos,
dirigiéndose a la señora—, han tenido tiempo de huir, y se han ido con armas y caballos a
Villahorrenda.
—¿Y Ramos?
—En la catedral me dijeron que es el que buscan con más empeño... ¡Oh, Dios mío!,
¡prender así a unos infelices que nada han hecho todavía...! Vamos, no sé cómo los buenos
españoles tienen paciencia. Señora mía, doña Perfecta, refiriendo esto de las prisiones, me
he olvidado decir a usted que debe marcharse a su casa al momento.
—Sí, al momento... ¿Registrarán mi casa esos bandidos?
—Quizás. Señora, estamos en un día nefasto —dijo don Inocencio con solemne y
conmovido acento—. ¡Dios se apiade de nosotros!
—En mi casa tengo media docena de hombres muy bien armados —repuso la señora
vivamente alterada—. ¡Qué iniquidad! ¿Serán capaces de querer llevárselos también?...
De seguro el señor Pinzón no se habrá descuidado en denunciarlos. Señora, repito que
estamos en un día nefasto. Pero Dios amparará la inocencia.
—Me voy, me voy. No deje usted de pasar por allá.
—Señora, en cuanto despache la clase... y me figuro que con la alarma que hay en el
pueblo, todos los chicos harán novillos hoy; pero haya o no clase, iré después por allá... No
quiero que salga usted sola, señora. Andan por las calles esos zánganos de soldados con
unos humos... ¡Jacinto, Jacinto!
—No es preciso. Me marcharé sola.
—Que vaya Jacinto —dijo la madre de éste—. Ya debe de estar levantado.
Sintiéronse los precipitados pasos del doctorcillo que bajaba a toda prisa la escalera
del piso alto. Venía con el rostro encendido, fatigado el aliento.
—¿Qué hay? —le preguntó su tío.
—En casa de las Troyas —dijo el jovenzuelo—, en casa de ésas... pues...
—Acaba de una vez.
—Está Caballuco.
—¿Allá arriba?... ¿en casa de las Troyas?
—Sí, señor... Me ha hablado desde el terrado, y me ha dicho que está temiendo le
vayan a coger allí.
—¡Oh, qué bestia!... Ese majadero va a dejarse prender —exclamó doña Perfecta
hiriendo el suelo con el inquieto pie.
—Quiere bajar aquí y que le escondamos en casa.
—¿Aquí?
Canónigo y sobrina se miraron.
—¡Que baje! —dijo doña Perfecta con vehemente frase.
—¿Aquí? —repitió don Inocencio poniendo cara de mal humor.
—Aquí —contestó la señora imperiosamente—. No conozco casa donde pueda estar
más seguro.
—Puede saltar fácilmente por la ventana de mi cuarto —dijo Jacinto.
—Pues si es indispensable...
—María Remedios —dijo la señora—. Si nos cogen a este hombre, todo se ha perdido.
—Tonta y simple soy —repuso la sobrina del canónigo poniéndose la mano en el pecho
y ahogando el suspiro que sin duda iba a salir al público—, pero no cogerán a este hombre.
La señora salió rápidamente, y poco después el centauro se arrellenaba en la butaca
donde el señor Don Inocencio solía sentarse a escribir sus sermones.
No sabemos cómo llegó a oídos del brigadier Batalla; pero es indudable que este
diligente militar tenía noticia de que los orbajosenses habían variado de intenciones, y en la
mañana de aquel día dispuso la prisión de los que en nuestro rico lenguaje insurreccional
solemos llamar caracterizados. Salvóse por milagro el gran Caballuco, refugiándose en casa
de las Troyas, pero no creyéndose allí seguro, bajó como se ha visto, a la santa y no
sospechosa mansión del buen canónigo.
Por la noche, la tropa, establecida en diversos puntos del pueblo, ejercía la mayor
vigilancia con los que entraban y salían; pero Ramos logró evadirse burlando o quizás sin
burlar las precauciones militares. Esto acabó de encender los ánimos, y multitud de gente
se conjuraba en los caseríos cercanos a Villahorrenda, juntándose de noche para
dispersarse de día y preparar así el arduo negocio de su levantamiento. Ramos recorrió las
cercanías allegando gente y armas, y como las columnas volantes andaban tras los Aceros
en tierra de Villajuán de Nahara, nuestro héroe caballeresco adelantó mucho en poco
tiempo.
Por las noches arriesgábase con audacia suma a entrar en Orbajosa, valiéndose de
medios de astucia o tal vez de sobornos. Su popularidad y la protección que recibía dentro
del pueblo servíanle hasta cierto punto de salvaguardia, y no será aventurado decir que la
tropa no desplegaba ante aquel osado campeón el mismo rigor que ante los hombres
insignificantes de la localidad. En España, y principalmente en tiempo de guerras que son
siempre aquí desmoralizadoras, suelen verse esas condescendencias infames con los
grandes, mientras se persigue sin piedad a los pequeñuelos. Valido, pues, de su audacia,
del soborno, o no sabemos de qué, Caballuco entraba en Orbajosa, reclutaba más gente,
reunía armas y acopiaba dinero. Para mayor seguridad de su persona, o para cubrir el
expediente, no ponía los pies en su casa, apenas entraba en la de doña Perfecta para tratar
de asuntos importantes, y solía cenar en casa de este o del otro amigo, prefiriendo siempre
el respetado domicilio de algún sacerdote, y principalmente el de don Inocencio, donde
recibiera asilo en la mañana funesta de las prisiones.
En tanto Batalla había telegrafiado al Gobierno diciéndole que, descubierta una
conspiración facciosa, estaban presos sus autores, y los pocos que lograron escapar
andaban dispersos y fugitivos, activamente perseguidos por nuestras columnas.

 

Capítulos de Doña Perfecta 1 / 2 / 3 / 4 / 5 / 6 / 7 / 8 / 9 / 10 / 11 / 12 / / 14 / 15 / 16 / 17 / 18 / 19 / 20 / 21 / 22 / 23 / 24 / 25 / 26 / 27 / 28 / 29 / 30 / 31 / 32