Capítulos de Doña Perfecta 1 / 2 / 3 / 4 / 5 / 6 / 7 / 8 / 9 / 10 / 11 / 12 / / 14 / 15 / 16 / 17 / 18 / 19 / 20 / 21 / 22 / 23 / 24 / 25 / 26 / 27 / 28 / 29 / 30 / 31 / 32

Benito Pérez Galdós - Doña Perfecta - 9

perfectaБенито Перес Гальдос - Донья Перфекта. Глава 9

Capítulo IX
La desavenencia sigue creciendo y amenaza convertirse en discordia

Junto a la negra sotana se destacó un sonrosado y fresco rostro. Jacintito saludó a nuestro
joven, no sin cierto embarazo.
Era uno de esos chiquillos precoces a quienes la indulgente Universidad lanza antes de
tiempo a las arduas luchas del mundo, haciéndoles creer que son hombres porque son
doctores. Tenía Jacintito semblante agraciado y carilleno, con mejillas de rosa como una
muchacha, y era rechoncho de cuerpo, de estatura pequeña tirando un poco a pequeñísima,
y sin más pelo de barba que el suave bozo que lo anunciaba. Su edad excedía poco de los
veinte años. Habíase educado desde la niñez bajo la dirección de su excelente y discreto tío,
con lo cual dicho se está que el tierno arbolito no se torció al crecer. Una moral severa le
mantenía constantemente derecho, y en el cumplimiento de sus deberes escolásticos
apenas tenía pero. Concluidos los estudios universitarios con aprovechamiento asombroso,
pues no hubo clase en que no ganase las más eminentes notas, empezó a trabajar,
prometiendo con su aplicación y buen tino para la abogacía perpetuar en el foro el lozano
verdor de los laureles del aula.
A veces era travieso como un niño, a veces formal como un hombre. En
verdad, en verdad que si a Jacintito no le gustaran un poco, y aun un mucho, las lindas
muchachas, su buen tío le creería perfecto. No dejaba de sermonearle a todas horas,
apresurándose a cortarle los audaces vuelos; pero ni aun esta inclinación mundana del
jovenzuelo lograba enfriar el mucho amor que nuestro buen canónigo tenía al encantador
retoño de su cara sobrina María Remedios. En tratándose del abogadillo, todo cedía. Hasta
las graves y rutinarias prácticas del buen sacerdote se alteraban siempre que se tratase de
algún asunto referente a su precoz pupilo. Aquel método riguroso y fijo como un sistema
planetario solía perder su equilibrio cuando Jacintito estaba enfermo o tenía que hacer un
viaje. ¡Inútil celibato el de los clérigos! Si el Concilio de Trento les prohíbe tener hijos, Dios,
no el Demonio, les da sobrinos para que conozcan los dulces afanes de la paternidad.
Examinadas imparcialmente las cualidades de aquel aprovechado niño, era imposible
desconocer su mérito. Su carácter era por lo común inclinado a la honradez, y las acciones
nobles despertaban franca admiración en su alma. Respecto a sus dotes intelectuales y a su
saber social, tenía todo lo necesario para ser con el tiempo una notabilidad de estas que
tanto abundan en España; podía ser lo que a todas horas nos complacemos en llamar
hiperbólicamente un distinguido patricio, o un eminente hombre público, especies que por
su mucha abundancia apenas son apreciadas en su justo valor. En aquella tierna edad, en
que el grado universitario sirve de soldadura entre la puericia y la virilidad, pocos jóvenes,
mayormente si han sido mimados por sus maestros, están libres de una pedantería
fastidiosa que, si les da gran prestigio junto al sillón de sus mamás, es muy risible entre
hombres hechos y formales. Jacintito tenía este defecto, disculpable no sólo por sus pocos
años, sino porque su buen tío fomentaba aquella vanidad pueril con imprudentes aplausos.
Luego que los cuatro se reunieron, continuaron paseando. Jacinto callaba. El canónigo,
volviendo al interrumpido tema de los piros que se habían de injertar y de las vites que se
debían poner en orden, dijo:
—Ya sé que el señor don José es un gran agrónomo.
—Nada de eso; no sé una palabra —repuso el joven, viendo con mucho disgusto
aquella manía de suponerle instruido en todas las ciencias.
—¡Oh!, sí; un gran agrónomo —añadió el Penitenciario—; pero en asuntos de
agronomía no me citen tratados novísimos. Para mí toda esa ciencia, señor de Rey, está
condensada en lo que yo llamo la Biblia del campo, en las Geórgicas del inmortal latino.
Todo es admirable, desde aquella gran sentencia Nec vero terræ ferre omnes omnia
possunt, es decir, que no todas las tierras sirven para todos los árboles, señor don José,
hasta el minucioso tratado de las abejas, en que el poeta explana lo concerniente a estos
doctos animalillos, y define al zángano diciendo:
Ille horridus alter
desidia, lactamque trahens inglorius alvum
—Hace usted bien en traducírmelo —dijo Pepe riendo—, porque entiendo muy poco el
latín.
—¡Oh!, los hombres del día ¿para qué habían de entretenerse en estudiar antiguallas?
—añadió el canónigo con ironía—. Además, en latín sólo han escrito los calzonazos como
Virgilio, Cicerón y Tito Livio. Yo, sin embargo, estoy por lo contrario, y sea testigo mi
sobrino, a quien he enseñado la sublime lengua. El tunante sabe más que yo. Lo malo es
que con las lecturas modernas lo va olvidando, y el mejor día se encontrará que es un
ignorante, sin sospecharlo. Porque, señor don José, a mi sobrino le ha dado por
entretenerse con libros novísimos y teorías extravagantes, y todo es Flammarion arriba y
abajo, y nada más sino que las estrellas están llenas de gente. Vamos, se me figura que
ustedes dos van a hacer buenas migas. Jacinto, ruégale a este caballero que te enseñe las
matemáticas sublimes, que te instruya en lo concerniente a los filósofos alemanes, y ya
eres un hombre.
El buen clérigo se reía de sus propias ocurrencias, mientras Jacinto, gozoso de ver la
conversación en terreno tan de su gusto, se excusó con Pepe Rey, y de buenas a primeras
le descargó esta pregunta:
—Dígame el señor don José, ¿qué piensa usted del darwinismo?
Sonrió nuestro joven al oír pedantería tan fuera de sazón, y de buena gana excitara al
joven a seguir por aquella senda de infantil vanidad; pero creyendo más prudente no
intimar mucho con el sobrino ni con el tío, contestó sencillamente:
—No puedo pensar nada de las doctrinas de Darwin, porque apenas las conozco. Los
trabajos de mi profesión no me han permitido dedicarme a esos estudios.
—Ya —dijo el canónigo riendo—. Todo se reduce a que descendemos de los monos...
Si lo dijera sólo por ciertas personas que yo conozco, tendría razón.
—La teoría de la selección natural —añadió enfáticamente Jacinto—, dicen que tiene
muchos partidarios en Alemania.
—No lo dudo —dijo el clérigo—. En Alemania no debe sentirse que esa teoría sea
verdadera, por lo que toca a Bismarck.
Doña Perfecta y el señor don Cayetano aparecieron frente a los cuatro.
—¡Qué hermosa está la tarde! —dijo la señora—. Qué tal, sobrino, ¿te aburres
mucho?...
—Nada de eso —repuso el joven.
—No me lo niegues. De eso veníamos hablando Cayetano y yo. Tú estás aburrido, y te
empeñas en disimularlo. No todos los jóvenes de estos tiempos tienen la abnegación de
pasar su juventud, como Jacinto, en un pueblo donde no hay Teatro Real, ni Bufos, ni
bailarinas, ni filósofos, ni Ateneos, ni papeluchos, ni Congresos, ni otras diversiones y
pasatiempos.
—Yo estoy aquí muy bien —repuso Pepe—. Ahora le estaba diciendo a Rosario que
esta ciudad y esta casa me son tan agradables, que me gustaría vivir y morir aquí.
Rosario se puso muy encendida y los demás callaron. Sentáronse todos en una
glorieta, apresurándose el sobrino del señor canónigo a ocupar el lugar a la izquierda de la
señorita.
—Mira, sobrino, tengo que advertirte una cosa —dijo doña Perfecta, con aquella
risueña expresión de bondad que emanaba de su alma, como de la flor el aroma—. Pero no
vayas a creer que te reprendo, ni que te doy lecciones: tú no eres niño y fácilmente
comprenderás mi idea.
—Ríñame usted, querida tía; que sin duda lo mereceré —replicó Pepe, que ya
empezaba a acostumbrarse a las bondades de la hermana de su padre.
—No, no es más que una advertencia. Estos señores verán cómo tengo razón.
Rosarito oía con toda su alma.
—Pues no es más —añadió la señora—, sino que cuando vuelvas a visitar nuestra
hermosa c atedral procures estar en ella con un poco más de recogimiento.
—Pues ¿qué he hecho yo?
—No extraño que tú mismo no conozcas tu falta —indicó la señora con aparente
jovialidad—. Es natural; acostumbrado a entrar con la mayor desenvoltura en los ateneos,
clubs, academias y congresos, crees que de la misma manera se puede entrar en un templo
donde está la divina Majestad.
—Pero señora, dispénseme usted —dijo Pepe, con gravedad—. Yo he entrado en la
catedral con la mayor compostura.
—Si no te riño, hombre, si no te riño. No lo tomes así, porque tendré que callarme.
Señores, disculpen ustedes a mi sobrino. No es de extrañar un descuidillo, una distracción...
¿Cuántos años hace que no pones los pies en lugar sagrado?...
—Señora, yo juro a usted... Pero en fin, mis ideas religiosas podrán ser lo que se
quiera; pero acostumbro guardar la mayor compostura dentro de la iglesia.
—Lo que yo aseguro... vamos si te has de ofender no sigo... Lo que aseguro es que
muchas personas lo advirtieron esta mañana. Notáronlo los señores de González, doña
Robustiana, Serafinita, en fin... con decirte que llamaste la atención del señor obispo... Su
Ilustrísima me dio las quejas esta tarde en casa de mis primas. Díjome que no te mandó
plantar en la calle porque le dijeron que eras sobrino mío.
Rosario contemplaba con angustia el rostro de su primo, procurando adivinar sus
contestaciones antes que las diera.
—Sin duda me han tomado por otro.
—No... no... fuiste tú... Pero no vayas a ofenderte que aquí estamos entre amigos y
personas de confianza. Fuiste tú, yo misma te vi.
—¡Usted!
—Justamente. ¿Negarás que te pusiste a examinar las pinturas, pasando por un grupo
de fieles que estaban oyendo misa?... Te juro que me distraje de tal modo con tus idas y
venidas, que... Vamos... es preciso que no lo vuelvas a hacer. Luego entraste en la capilla
de San Gregorio; alzaron en el altar mayor y ni siquiera te volviste para hacer una
demostración de religiosidad. Después atravesaste de largo a largo la iglesia, te acercaste al
sepulcro del Adelantado, pusiste las manos sobre el altar; pasaste en seguida otra vez por
entre el grupo de los fieles, llamando la atención. Todas las muchachas te miraban y tú
parecías satisfecho de perturbar tan lindamente la devoción y ejemplaridad de aquella
buena gente.
—¡Dios mío! ¡Todo lo que he hecho!... —exclamó Pepe, entre enojado y risueño—. Soy
un monstruo y ni siquiera lo sospechaba.
—No, bien sé que eres un buen muchacho —dijo doña Perfecta, observando el
semblante afectadamente serio e inmutable del canónigo, que parecía tener por cara una
máscara de cartón—. Pero, hijo, de pensar las cosas a manifestarlas así con cierto
desparpajo hay una distancia que el hombre prudente y comedido no debe salvar nunca.
Bien sé que tus ideas son... no te enfades; si te enfadas me callo... Digo que una cosa es
tener ideas religiosas y otra manifestarlas... Me guardaré muy bien de vituperarte porque
creas que no nos crió Dios a su imagen y semejanza sino, que descendemos de los micos;
ni porque niegues la existencia del alma, asegurando que esta es una droga como los
papelillos de magnesia o de ruibarbo que se venden en la botica...
—Señora, por Dios... —exclamó Pepe con disgusto—. Veo que tengo muy mala
reputación en Orbajosa.
Los demás seguían guardando silencio.
—Pues decía que no te vituperaré por esas ideas... Además de que no tengo derecho a
ello, si me pusiera a disputar contigo, tú, con tu talentazo descomunal me confundirías mil
veces... no, nada de eso. Lo que digo es que estos pobres y menguados habitantes de
Orbajosa son piadosos y buenos cristianos, si bien ninguno de ellos sabe filosofía alemana,
por lo tanto no debes despreciar públicamente sus creencias.
—Querida tía —dijo el ingeniero con gravedad—. Ni yo he despreciado las creencias de
nadie, ni tengo las ideas que usted me atribuye. Quizás haya estado un poco irrespetuoso
en la iglesia: soy algo distraído. Mi entendimiento y mi atención estaban fijos en la obra
arquitectónica, y francamente no advertí... pero no era esto motivo para que el señor
obispo intentase echarme a la calle, y usted me supusiera capaz de atribuir a un papelillo de
la botica las funciones del alma. Puedo tolerar eso como broma, nada más que como broma.
Pepe Rey sentía en su espíritu excitación tan viva, que a pesar de su mucha prudencia
y mesura no pudo disimularla.
—Vamos, veo que te has enfadado —dijo doña Perfecta, bajando los ojos y cruzando
las manos—. ¡Todo sea por Dios! Si hubiera sabido que lo tomabas así, no te habría dicho
una palabra. Pepe, te ruego que me perdones.
Al oír esto y al ver la actitud sumisa de su bondadosa tía, Pepe se sintió avergonzado
de la dureza de sus anteriores palabras, y procuró serenarse. Sacóle de su embarazosa
situación el venerable Penitenciario, que sonriendo con su habitual benevolencia, habló de
este modo:
—Señora doña Perfecta, es preciso tener tolerancia con los artistas... ¡oh!, yo he
conocido muchos. Estos señores, como vean delante de sí una estatua, una armadura
mohosa, un cuadro podrido o una pared vieja, se olvidan de todo. El señor don José es
artista, y ha visitado nuestra catedral, como la visitan los ingleses, los cuales de buena gana
se llevarían a sus museos hasta la última baldosa de ella... Que estaban los fieles rezando;
que el sacerdote alzó la sagrada hostia; que llegó el instante de la mayor piedad y
recogimiento; pues bien... ¿qué le importa nada de esto a un artista? Es verd ad que yo no
sé lo que vale el arte, cuando se le disgrega de los sentimientos que expresa... pero en fin,
hoy es costumbre adorar la forma, no la idea... Líbreme Dios de meterme a discutir este
tema con el señor don José, que sabe tanto, y argumentando con la primorosa sutileza de
los modernos, confundiría al punto mi espíritu, en el cual no hay más que fe.
—El empeño de ustedes de considerarme como el hombre más sabio de la tierra, me
mortifica bastante —dijo Pepe, recobrando la dureza de su acento—. Ténganme por tonto;
que prefiero la fama de necio a poseer esa ciencia de Satanás que aquí me atribuyen.
Rosarito se echó a reír, y Jacinto creyó llegado el momento más oportuno para hacer
ostentación de su erudita personalidad.
—El panteísmo o panenteísmo están condenados por la Iglesia, así como las doctrinas
de Schopenhauer y del moderno Hartmann.
—Señores y señora —manifestó gravemente el canónigo—, los hombres que
consagran culto tan fervoroso al arte, aunque sólo sea atendiendo a la forma, merecen el
mayor respeto. Más vale ser artista y deleitarse ante la belleza, aunque sólo esté
representada en las ninfas desnudas, que ser indiferente y descreído en todo. En espíritu
que se consagra a la contemplación de la belleza no entrará completamente el mal. Est
Deus in nobis... Deus, entiéndase bien. Siga, pues, el señor don José admirando los
prodigios de nuestra iglesia; que por mi parte le perdonaré de buen grado las irreverencias,
salva la opinión del señor prelado.
—Gracias, señor don Inocencio —dijo Pepe, sintiendo en sí punzante y revoltoso el
sentimiento de hostilidad hacia el astuto canónigo, y no pudiendo dominar el deseo de
mortificarle—. Por lo demás, no crean ustedes que absorbían mi atención las bellezas
artísticas de que suponen lleno el templo. Esas bellezas, fuera de la imponente arquitectura
de una parte del edificio y de los tres sepulcros que hay en las capillas del ábside y de
algunos entalles del coro, yo no las veo en ninguna parte. Lo que ocupaba mi entendimiento
era la consideración de la deplorable decadencia de las artes religiosas, y no me causaban
asombro, sino cólera, las innumerables monstruosidades artísticas de que está llena la
catedral.
El estupor de los circunstantes fue extraordinario. —No puedo resistir —añadió Pepe—,
aquellas imágenes charoladas y bermellonadas, tan semejantes perdóneme Dios la
comparación, a las muñecas con que juegan las niñas grandecitas. ¿Qué puedo decir de los
vestidos de teatro con que las cubren? Vi un San José con manto, cuya facha no quiero
calificar por respeto al Santo Patriarca y a la Iglesia que le adora. En los altares se
acumulan imágenes del más deplorable gusto artístico, y la multitud de coronas, ramos,
estrellas, lunas y demás adornos de metal o papel dorado forman un aspecto de quincallería
que ofende el sentimiento religioso y hace desmayar nuestro espíritu. Lejos de elevarse a la
contemplación religiosa, se abate, y la idea de lo cómico le perturba. Las grandes obras del
arte, dando formas sensibles a las ideas, a los dogmas, a la fe, a la exaltación mística,
realizan misión muy noble. Los mamarrachos y las aberraciones del gusto, las obras
grotescas con que una piedad mal entendida llena las iglesias, también cumplen su objeto;
pero éste es bastante triste: fomentan la superstición, enfrían el entusiasmo obligan a los
ojos del creyente a apartarse de los altares, y con los ojos se apartan las almas que no
tienen fe muy profunda ni muy segura.
—La doctrina de los iconoclastas— dijo Jacintito—, también parece que está muy
extendida en Alemania.
—Yo no soy iconoclasta, aunque prefiero la destrucción de todas las imágenes, a esta
exhibición de chocarrerías de que me ocupo —continuó el joven—. Al ver esto, es lícito
defender que el culto debe recobrar la sencillez augusta de los antiguos tiempos; pero no:
no se renuncie al auxilio admirable que las artes todas, empezando por la poesía y
acabando por la música, prestan a las relaciones entre el hombre y Dios. Vivan las artes,
despléguese la mayor pompa en los ritos religiosos. Yo soy partidario de la pompa...
—Artista, artista y nada más que artista —exclamó el canónigo, moviendo la cabeza
con expresión de lástima—. Buenas pinturas, buenas estatuas, bonita música... Gala de los
sentidos, y el alma que se la lleve el Demonio.
—Y a propósito de música —dijo Pepe Rey, sin advertir el deplorable efecto que sus
palabras producían en la madre y la hija—, figúrense ustedes qué dispuesto estaría mi
espíritu a la contemplación religiosa al visitar la catedral, cuando de buenas a primeras y al
llegar al ofertorio en la misa mayor, el señor organista tocó un pasaje de La Traviatta.
—En eso tiene razón el señor de Rey —dijo el abogadillo enfáticamente—. El señor
organista tocó el otro día el brindis y el vals de la misma ópera, y después un rondó de La
Gran Duquesa.
—Pero cuando se me cayeron las alas del corazón —continuó el ingeniero
implacablemente— fue cuando vi una imagen de la Virgen que parece estar en gran
veneración, según la mucha gente que ante ella había y la multitud de velas que la
alumbraban. La han vestido con ahuecado ropón de terciopelo bordado de oro, de tan
extraña forma que supera a las modas más extravagantes del día. Desaparece su cara entre
un follaje espeso, compuesto de mil suertes de encajes rizados con tenacillas, y la corona
de media vara de alto rodeada de rayos de oro, es un disforme catafalco que le han armado
sobre la cabeza. De la misma tela y con los mismos bordados son los pantalones del niño
Jesús... No quiero seguir, porque la descripción de cómo están la madre y el hijo me llevaría
quizás a cometer alguna irreverencia. No diré más, sino que me fue imposible tener la risa y
que por breve rato contemplé la profanada imagen, exclamando: «¡Madre y señora mía,
cómo te han puesto!».
Concluidas estas palabras, Pepe observó a sus oyentes, y aunque a causa de la
sombra crepuscular no se distinguían bien los semblantes, creyó ver en alguno de ellos
señales de amarga consternación.
—Pues, señor don José —exclamó vivamente el canónigo, riendo y con expresión de
triunfo—, esa imagen que a la filosofía y panteísmo de usted parece tan ridícula, es Nuestra
Señora del Socorro, patrona y abogada de Orbajosa, cuyos habitantes la veneran de tal
modo que serían capaces de arrastrar por las calles al que hablase mal de ella. Las crónicas
y la historia, señor mío, están llenas de los milagros que ha hecho, y aún hoy día vemos
constantemente pruebas irrecusables de su protección. Ha de saber usted también que su
señora tía doña Perfecta, es camarera de la Santísima Virgen del Socorro, y que ese vestido
que a usted le parece tan grotesco... pues... digo que ese vestido, tan grotesco a los impíos
ojos de usted salió de esta casa, y que los pantalones del niño obra son juntamente de la
maravillosa aguja y de la acendrada piedad de su prima de usted Rosarito, que nos está
oyendo.
Pepe Rey se quedó bastante desconcertado. En el mismo instante levantóse
bruscamente doña Perfecta, y sin decir una palabra se dirigió hacia la casa, seguida por el
señor Penitenciario. Levantáronse también los restantes. Disponíase el aturdido joven a
pedir perdón a su prima por la irreverencia, cuando observó que Rosarito lloraba. Clavando
en su primo una mirada de amistosa y dulce reprensión, exclamó:
—¡Pero qué cosas tienes!...
Oyóse la voz de doña Perfecta que con alterado acento, gritaba:
—¡Rosario, Rosario!
Ésta corrió hacia la casa.

 

Capítulos de Doña Perfecta 1 / 2 / 3 / 4 / 5 / 6 / 7 / 8 / 9 / 10 / 11 / 12 / / 14 / 15 / 16 / 17 / 18 / 19 / 20 / 21 / 22 / 23 / 24 / 25 / 26 / 27 / 28 / 29 / 30 / 31 / 32