Capítulos de Doña Perfecta 1 / 2 / 3 / 4 / 5 / 6 / 7 / 8 / 9 / 10 / 11 / 12 / / 14 / 15 / 16 / 17 / 18 / 19 / 20 / 21 / 22 / 23 / 24 / 25 / 26 / 27 / 28 / 29 / 30 / 31 / 32

Benito Pérez Galdós - Doña Perfecta - 8

perfectaБенито Перес Гальдос - Донья Перфекта. Глава 8

Capítulo VIII
A toda prisa

Poco después la escena había cambiado. Don Cayetano, encontrando descanso a sus
sublimes tareas en un dulce sueño que de él se amparó, dormía blandamente en un sillón
del comedor. Doña Perfecta andaba por la casa tras sus quehaceres. Rosarito, sentándose
junto a una de las vidrieras que a la huerta se abrían, miró a su primo, diciéndole con la
muda oratoria de los ojos:
—Primo, siéntate aquí junto a mí, y dime todo eso que tienes que decirme.
Pepe Rey, aunque matemático, lo comprendió.
—Querida prima —dijo Pepe—, ¡cuánto te habrás aburrido hoy con nuestras disputas!
Bien sabe Dios que por mi gusto no habría pedanteado como viste; pero el señor canónigo
tiene la culpa... ¿Sabes que me parece singular ese señor sacerdote?...
—¡Es una persona excelente! —repuso Rosarito, demostrando el gozo que sentía por
verse en disposición de dar a su primo todos los datos y noticias que necesitase.
—¡Oh!, sí, una excelente persona. ¡Bien se conoce!
—Cuando le sigas tratando, conocerás...
—Que no tiene precio. En fin, basta que sea amigo de tu mamá y tuyo para que
también lo sea mío —afirmó el joven—. ¿Y viene mucho acá?
—Toditos los días. Nos acompaña mucho —repuso Rosarito con ingenuidad—
¡Qué bueno y qué amable es! ¡Y cómo me quiere!
—Vamos, ya me va gustando ese señor.
—Viene también por las noches a jugar al tresillo —añadió la joven—, porque a prima
noche se reúnen aquí algunas personas, el juez de primera instancia, el promotor fiscal, el
deán, el secretario del obispo, el alcalde, el recaudador de contribuciones, el sobrino de don
Inocencio...
—¡Ah! Jacintito, el abogado.
—Ése. Es un pobre muchacho más bueno que el pan. Su tío le adora. Desde que vino
de la Universidad, con su borla de doctor... porque es doctor de un par de facultades, y sacó
nota de sobresaliente... ¿qué crees tú?, ¡vaya!... pues desde que vino, su tío le trae aquí
con mucha frecuencia. Mamá también le quiere mucho... Es un muchacho muy formalito. Se
retira temprano con su tío; no va nunca al Casino por las noches, no juega ni derrocha, y
trabaja en el bufete de don Lorenzo Ruiz, que es el primer abogado de Orbajosa. Dicen que
Jacinto será un gran defendedor de pleitos.
—Su tío no exageraba al elogiarle —dijo Pepe—. Siento mucho haber dicho aquellas
tonterías sobre los abogados... Querida prima, ¿no es verdad que estuve inconveniente?
—Calla, si a mí me parece que tienes mucha razón.
—¿Pero de veras, no estuve un poco...?
—Nada, nada.
—¡Qué peso me quitas de encima! La verdad es que me encontré, sin saber cómo, en
una contradicción constante y penosa con ese venerable sacerdote. Lo siento mucho.
—Lo que yo creo —dijo Rosarito, clavando en él sus ojos llenos de expresión
cariñosa— es que tú no eres para nosotros.
—¿Qué significa eso?
—No sé si me explico bien, primo. Quiero decir, que no es fácil te acostumbres a la
conversación ni a las ideas de la gente de Orbajosa. Se me figura... es una suposición.
—¡Oh!, no: yo creo que te equivocas.
—Tú vienes de otra parte, de otro mundo, donde las personas son muy listas, muy
sabias, y tienen unas maneras finas y un modo de hablar ingenioso, y una figura... Puede
ser que no me explique bien. Quiero decir que estás habituado a vivir entre una sociedad
escogida; sabes mucho... Aquí no hay lo que tú necesitas; aquí no hay gente sabia, ni
grandes finuras. Todo es sencillez, Pepe. Se me figura que te aburrirás, que te aburrirás
mucho y al fin tendrás que marcharte.
La tristeza que era normal en el semblante de Rosarito se mostró con tintas y rasgos
tan notorios, que Pepe Rey sintió una emoción profunda.
—Estás en un error, querida prima. Ni yo traigo aquí la idea que supones, ni mi
carácter ni mi entendimiento están en disonancia con los caracteres y las ideas de aquí.
Pero vamos a suponer por un momento que lo estuvieran.
—Vamos a suponerlo...
—En ese caso tengo la firme convicción de que entre tú y yo, entre nosotros dos,
querida Rosario, se establecerá una armonía perfecta. Sobre esto no puedo engañarme. El
corazón me dice que no me engaño.
Rosarito se ruborizó; pero esforzándose en hacer huir su sonrojo con sonrisas y
miradas dirigidas aquí y allí, dijo:
—No vengas ahora con artificios. Si lo dices porque yo he de encontrar siempre bien
todo lo que piensas, tienes razón.
—Rosario —exclamó el joven—. Desde que te vi, mi alma se sintió llena de una alegría
muy viva... he sentido al mismo tiempo un pesar, el pesar de no haber venido antes a
Orbajosa.
—Eso sí que no lo he de creer —dijo ella, afectando jovialidad para encubrir
medianamente su emoción—. ¿Tan pronto?... No vengas ahora con palabrotas... Mira, Pepe,
yo soy una lugareña, yo no sé hablar más que cosas vulgares; yo no sé francés; yo no me
visto con elegancia; yo apenas sé tocar el piano; yo...
—¡Oh, Rosario! —exclamó con ardor el joven—. Dudaba que fueses perfecta; ahora ya
sé que lo eres.
Entró de súbito la madre. Rosarito que nada tenía que contestar a las últimas palabras
de su primo, conoció, sin embargo, la necesidad de decir algo, y mirando a su madre, habló
así:
—¡Ah!, se me había olvidado poner la comida al loro.
—No te ocupes de eso ahora. ¿Para qué os estáis ahí? Lleva a tu primo a dar un paseo
por la huerta.
La señora se sonreía con bondad maternal, señalando a su sobrino la frondosa
arboleda que tras los cristales aparecía.
—Vamos allá —dijo Pepe levantándose.
Rosarito se lanzó como un pájaro puesto en libertad hacia la vidriera.
—Pepe, que sabe tanto y ha de entender de árboles —afirmó doña Perfecta— te
enseñará cómo se hacen los injertos. A ver qué opina él de esos peralitos que se van a
trasplantar.
—Ven, ven —dijo Rosarito desde fuera.
Llamaba a su primo con impaciencia. Ambos desaparecieron entre el follaje. Doña
Perfecta les vio alejarse, y después se ocupó del loro. Mientras le renovaba la comida, dijo
en voz muy baja, con ademán pensativo:
—¡Qué despegado es! Ni siquiera le ha hecho una caricia al pobre animalito.
Luego en voz alta añadió, creyendo en la posibilidad de ser oída por su cuñado:
—Cayetano, ¿qué te parece el sobrino?... ¡Cayetano!
Sordo gruñido indicó que el anticuario volvía al conocimiento de este miserable
mundo.
—Cayetano...
—Eso es... eso es... —murmuró con torpe voz el sabio— este caballerito sostendrá
como todos la opinión errónea de que las estatuas de Mundogrande proceden de la primera
inmigración fenicia. Yo le convenceré...
—Pero Cayetano...
—Pero Perfecta... ¡Bah! ¿También ahora sostendrás que he dormido?
—No, hombre, ¡qué he de sostener yo tal disparate!... ¿Pero no me dices qué te
parece ese joven?
Don Cayetano se puso la palma de la mano ante la boca para bostezar más a gusto, y
después entabló una larg a conversación con la señora.
Los que nos han transmitido las noticias necesarias a la composición de esta historia,
pasan por alto aquel diálogo, sin duda porque fue demasiado secreto. En cuanto a lo que
hablaron el ingeniero y Rosarito en la huerta aquella tarde, parece evidente que no es digno
de mención.
En la tarde del siguiente día ocurrieron sí cosas que no deben pasarse en silencio, por
ser de la mayor gravedad. Hallábanse solos ambos primos a hora bastante avanzada de la
tarde, después de haber discurrido por distintos parajes de la huerta, atentos el uno al otro
y sin tener alma ni sentidos más que para verse y oírse.
—Pepe —decía Rosario—, todo lo que me has dicho es una fantasía, una cantinela, de
esas que tan bien sabéis hacer los hombres de chispa. Tú piensas que como soy lugareña
creo cuanto me dicen.
—Si me conocieras, como yo creo conocerte a ti, sabrías que jamás digo sino lo que
siento. Pero dejémonos de sutilezas tontas y de argucias de amantes que no conducen sino
a falsear los sentimientos. Yo no hablaré contigo más lenguaje que el de la verdad. ¿Eres
acaso una señorita a quien he conocido en el paseo o en la tertulia y con la cual pienso
pasar un rato divertido? No. Eres mi prima. Eres algo más... Rosario, pongamos de una vez
las cosas en su verdadero lugar. Fuera rodeos. Yo he venido aquí a casarme contigo.
Rosario sintió que su rostro se abrasaba y que el corazón no le cabía en el pecho.
—Mira, querida prima —añadió el joven— te juro que si no me hubieras gustado, ya
estaría lejos de aquí. Aunque la cortesía y la delicadeza me habrían obligado a hacer
esfuerzos, no me hubiera sido fácil disimular mi desengaño. Yo soy así.
—Primo, casi acabas de llegar —dijo lacónicamente Rosarito, esforzándose en reír.
—Acabo de llegar y ya sé todo lo que tenía que saber; sé que te quiero, que eres la
mujer que desde hace tiempo me está anunciando el corazón, diciéndome noche y día...
«ya viene, ya está cerca; que te quemas».
Esta frase sirvió de pretexto a Rosario para soltar la risa que en sus labios retozaba.
Su espíritu se desvanecía alborozado en una atmósfera de júbilo.
—Tú te empeñas en que no vales nada —continuó Pepe— y eres una maravilla. Tienes
la cualidad admirable de estar a todas horas proyectando sobre cuanto te rodea la divina luz
de tu alma. Desde que se te ve, desde que se te mira, los nobles sentimientos y la pureza
de tu corazón se manifiestan. Viéndote se ve una vida celeste que por descuido de Dios está
en la tierra; eres un ángel y yo te adoro como un tonto.
Al decir esto parecía haber desempeñado una grave misión. Rosarito viose de súbito
dominada por tan viva sensibilidad, que la escasa energía de su cuerpo no pudo
corresponder a la excitación de su espíritu, y desfalleciendo, dejóse caer sobre una piedra
que hacía las veces de asiento en aquellos amenos lugares. Pepe se inclinó hacia ella. Notó
que cerraba los ojos, apoyando la frente en la palma de la mano. Poco después la hija de
doña Perfecta Polentinos, dirigía a su primo, entre dulces lágrimas, una mirada tierna,
seguida de estas palabras:
—Te quiero desde antes de conocerte.
Apoyadas sus manos en las del joven, se levantó y sus cuerpos desaparecieron entre
las frondosas ramas de un paseo de adelfas. Caía la tarde y una dulce sombra se extendía
por la parte baja de la huerta, mientras el último rayo del sol poniente coronaba de
resplandores las cimas de los árboles. La ruidosa república de pajarillos armaba espantosa
algarabía en las ramas superiores. Era la hora en que después de corretear por la alegre
inmensidad de los cielos, iban todos a acostarse, y se disputaban unos a otros la rama que
escogían por alcoba. Su charla parecía a veces recriminación y disputa, a veces burla y
gracejo. Con su parlero trinar se decían aquellos tunantes las mayores insolencias, dándose
de picotazos y agitando las alas, así como los oradores agitan los brazos cuando quieren
hacer creer las mentiras que pronuncian. Pero también sonaban por allí palabras de amor;
que a ello convidaban la apacible hora y el hermoso lugar. Un oído experto hubiera podido
distinguir las siguientes:
—Desde antes de conocerte te quería, y si no hubieras venido me habría muerto de
pena. Mamá me daba a leer las cartas de tu padre, y como en ellas hacía tantas alabanzas
de ti, yo decía: «Éste debiera ser mi marido». Durante mucho tiempo, tu padre no habló de
que tú y yo nos casáramos, lo cual me parecía un descuido muy grande. Yo no sabía qué
pensar de semejante negligencia... Mi tío Cayetano, siempre que te nombraba decía:
«Como ése hay pocos en el mundo. La mujer que le pesque, ya se puede tener por
dichosa...». Por fin tu papá dijo lo que no podía menos de decir... Sí, no podía menos de
decirlo: yo lo esperaba todos los días...
Poco después de estas palabras, la misma voz añadió con zozobra:
—Alguien viene tras de nosotros.
Saliendo de entre las adelfas, Pepe vio a dos personas que se acercaban, y tocando las
hojas de un tierno arbolito que all í cerca había, dijo en alta voz a su compañera:
—No es conveniente aplicar la primera poda a los árboles jóvenes como éste, hasta su
completo arraigo. Los árboles recién plantados no tienen vigor para soportar dicha
operación. Tú bien sabes que las raíces no pueden formarse sino por el influjo de las hojas,
así es que si le quitas las hojas...
—¡Ah!, señor don José —exclamó el Penitenciario con franca risa, acercándose a los
dos jóvenes y haciéndoles una reverencia—. ¿Está usted dando lecciones de horticultura?
Insere nunc Meliboee piros, pone ordine vitis, que dijo el gran cantor de los trabajos del
campo. Injerta los perales, caro Melibeo, arregla las parras... ¿Conque cómo estamos de
salud, señor don José?
El ingeniero y el canónigo se dieron las manos. Luego éste volvióse y señalando a un
jovenzuelo que tras él venía, dijo sonriendo:
—Tengo el gusto de presentar a usted a mi querido Jacintillo... una buena pieza... un
tarambana, señor don José.

 

Capítulos de Doña Perfecta 1 / 2 / 3 / 4 / 5 / 6 / 7 / 8 / 9 / 10 / 11 / 12 / / 14 / 15 / 16 / 17 / 18 / 19 / 20 / 21 / 22 / 23 / 24 / 25 / 26 / 27 / 28 / 29 / 30 / 31 / 32