Capítulos de Doña Perfecta 1 / 2 / 3 / 4 / 5 / 6 / 7 / 8 / 9 / 10 / 11 / 12 / / 14 / 15 / 16 / 17 / 18 / 19 / 20 / 21 / 22 / 23 / 24 / 25 / 26 / 27 / 28 / 29 / 30 / 31 / 32

Benito Pérez Galdós - Doña Perfecta - 5

perfectaБенито Перес Гальдос - Донья Перфекта. Глава 5

Capítulo V
¿Habrá desavenencia?

Poco después, Pepe se presentaba en el comedor.
—Si almuerzas fuerte —le dijo doña Perfecta con cariñoso acento— se te va a quitar la
gana de comer. Aquí comemos a la una. Las modas del campo no te gustarán.
—Me encantan, señora tía.
—Pues di lo que prefieres: ¿almorzar fuerte ahora o tomar una cosita ligera para que
resistas hasta la hora de comer?
—Escojo la cosa ligera para tener el gusto de comer con ustedes; y si en Villahorrenda
hubiera encontrado algún alimento, nada tomaría a esta hora.
—Por supuesto, no necesito decirte que nos trates con toda franqueza. Aquí puedes
mandar como si estuvieras en tu casa.
—Gracias, tía.
—¡Pero cómo te pareces a tu padre! —añadió la señora, contemplando con verdadero
arrobamiento al joven mientras éste comía—. Me parece que estoy mirando a mi querido
hermano Juan. Se sentaba como te sientas tú, y comía lo mismo que tú. En el modo de
mirar sobre todo sois como dos gotas de agua.
Pepe la emprendió con el frugal desayuno. Las expresiones así como la actitud
y las miradas de su tía y prima le infundían tal confianza, que se creía ya en su propia casa.
—¿Sabes lo que me decía Rosario esta mañana? —indicó doña Perfecta, fija la vista en
su sobrino—. Pues me decía que tú, como hombre hecho a las pompas y etiquetas de la
corte y a las modas del extranjero, no podrás soportar esta sencillez un poco rústica en que
vivimos y esta falta de buen tono, pues aquí todo es a la pata la llana.
—¡Qué error! —repuso Pepe, mirando a su prima—. Nadie aborrece más que yo las
falsedades y comedias de lo que llaman alta sociedad. Crean ustedes que hace tiempo
deseo darme, como decía no sé quién, un baño de cuerpo entero en la naturaleza; vivir
lejos del bullicio, en la soledad y sosiego del campo. Anhelo la tranquilidad de una vida sin
luchas, sin afanes, ni envidioso ni envidiado, como dijo el poeta. Durante mucho tiempo mis
estudios primero y mis trabajos después me han impedido el descanso que necesito y que
reclaman mi espíritu y mi cuerpo; pero desde que entré en esta casa, querida tía, querida
prima, me he sentido rodeado de la atmósfera de paz que deseo. No hay que hablarme,
pues, de sociedades altas ni bajas, ni de mundos grandes ni chicos, porque de buen grado
los cambio todos por este rincón.
Esto decía cuando los cristales de la puerta que comunicaba el comedor con la huerta
se oscurecieron por la superposición de una larga opacidad negra. Los vidrios de unos
espejuelos despidieron, heridos por la luz del sol, fugitivo rayo; rechinó el picaporte, abrióse
la puerta y el señor Penitenciario penetró con gravedad en la estancia. Saludó y se inclinó,
quitándose la c analeja hasta tocar con el ala de ella al suelo.
—Es el señor Penitenciario de esta Santa Catedral —dijo Doña Perfecta—, persona a
quien estimamos mucho y de quien espero serás amigo. Siéntese usted, señor don
Inocencio.
Pepe estrechó la ma no del venerable canónigo y ambos se sentaron.
—Pepe, si acostumbras fumar después de comer no dejes de hacerlo —manifestó
benévolamente doña Perfecta—, ni el señor Penitenciario tampoco.
A la sazón el buen don Inocencio sacaba de debajo de la sotana una gran petaca de
cuero, marcado con irrecusables señales de antiquísimo uso, y la abrió desenvainando de
ella dos largos pitillos, uno de los cuales ofreció a nuestro amigo. De un cartoncejo que
irónicamente llaman los españoles wagon, sacó Rosario un fósforo, y bien pronto ingeniero
y canónigo echaban su humo el uno sobre el otro.
—¿Y qué le parece al señor don José nuestra querida ciudad de Orbajosa? —preguntó
el canónigo, cerrando fuertemente el ojo izquierdo, según su costumbre mientras fumaba.
—Todavía no he podido formar idea de este pueblo —dijo Pepe—. Por lo poco que he
visto, me parece que no le vendrían mal a Orbajosa media docena de grandes capitales
dispuestos a emplearse aquí, un par de cabezas inteligentes que dirigieran la renovación de
este país, y algunos miles de manos activas. Desde la entrada del pueblo hasta la puerta de
esta casa he visto más de cien mendigos. La mayor parte son hombres sanos y aun
robustos. Es un ejército lastimoso cuya vista oprime el corazón.
—Para eso está la caridad —afirmó don Inocencio—. Por lo demás, Orbajosa no es un
pueblo miserable. Ya sabe usted que aquí se producen los primeros ajos de toda España.
Pasan de veinte las familias ricas que viven entre nosotros.
—Verdad es —indicó doña Perfecta— que los últimos años han sido detestables a
causa de la seca; pero aun así las paneras no están vacías, y se han llevado últimamente al
mercado muchos miles de ristras de ajos.
—En tantos años que llevo de residencia en Orbajosa —dijo el clérigo, frunciendo el
ceño— he visto llegar aquí innumerables personajes de la Corte, traídos unos por la gresca
electoral, otros por visitar algún abandonado terruño o ver las antigüedades de la catedral,
y todos entran hablándonos de arados ingleses, de trilladoras mecánicas, de saltos de aguas
de bancos y qué sé yo cuántas majaderías. El estribillo es que esto es muy malo y que
podía ser mejor. Váyanse con mil demonios; que aquí estamos muy bien sin que los señores
de la Corte nos visiten, y mucho mejor sin oír ese continuo clamoreo de nuestra pobreza y
de las grandezas y maravillas de otras partes. Más sabe el loco en su casa que el cuerdo en
la ajena, ¿no es verdad, señor don José? Por supuesto, no se crea ni remotamente que lo
digo por usted De ninguna manera. Pues no faltaba más. Ya sé que tenemos delante a uno
de los jóvenes más eminentes de la España moderna, a un hombre que sería capaz de
transformar en riquísimas comarcas nuestras áridas estepas... Ni me incomoda porque
usted me cante la vieja canción de los arados ingleses y la arboricultura y la selvicultura...
Nada de eso; a hombres de tanto, de tantísimo talento, se les puede dispensar el desprecio
que muestran hacia nuestra humildad. Nada, amigo mío, nada, señor don José, está usted
autorizado para todo, para todo, incluso para decirnos que somos poco menos que cafres.
Esta filípica, terminada con marcado tono de ironía, y harto impertinente toda ella, no
agradó al joven; pero se abstuvo de manifestar el más ligero dis gusto y siguió la
conversación, procurando en lo posible huir de los puntos en que el susceptible patriotismo
del señor canónigo hallase fácil motivo de discordia. Éste se levantó en el momento en que
la señora hablaba con su sobrino de asuntos de familia y dio algunos pasos por la estancia.
Era ésta, vasta y clara, cubierta de antiguo papel, cuyas flores y ramos, aunque
descoloridos, conservaban su primitivo dibujo, gracias al aseo que reinaba en todas y cada
una de las partes de la vivienda. El reloj, de cuya caja colgaban al descubierto, al parecer,
las inmóviles pesas y el voluble péndulo, diciendo perpetuamente que no, ocupaba con su
abigarrada muestra el lugar preeminente entre los sólidos muebles del comedor,
completando el ornato de las paredes una serie de láminas francesas que representaban las
hazañas del conquistador de México, con prolijas explicaciones al pie, en las cuales se
hablaba de un Ferdinand Cortez y de una Donna Marine tan inverosímiles como las figuras
dibujadas por el ignorante artista. Entre las dos puertas vidrieras que comunicaban con la
huerta, había un aparato de latón, que no es preciso describir desde que se diga que servía
de sustentáculo a un loro, el cual se mantenía allí con la seriedad y circunspección propias
de estos animalejos, observándolo todo. La fisonomía irónica y dura de los loros, su casaca
verde, su gorrete encarnado, sus botas amarillas y por último las roncas palabras burlescas
que suelen pronunciar, les dan un aspecto extraño y repulsivo entre serio y ridículo. Tienen
no sé qué rígido empaque de diplomáticos. A veces parecen bufones, y siempre se
asemejan a ciertos finchados sujetos que por querer parecer muy superiores, tiran a la
caricatura.
Era el Penitenciario muy amigo del loro. Cuando dejó a la señora y a Rosario en
coloquio con el viajero, llegóse a él, y dejándose morder con la mayor complacencia el dedo
índice, le dijo:
—Tunante, bribón, ¿por qué no hablas? Poco valdrías si no fueras charlatán. De
charlatanes está lleno el mundo de los hombres y el de los pájaros.
Luego cogió con su propia venerable mano algunos garbanzos del cercano cazuelillo y
se los dio a comer. El animal empezó a llamar a la criada pidiéndole chocolate, y sus
palabras distrajeron a las dos damas y al caballero de una conversación que no debía de ser
muy importante.

 

Capítulos de Doña Perfecta 1 / 2 / 3 / 4 / 5 / 6 / 7 / 8 / 9 / 10 / 11 / 12 / / 14 / 15 / 16 / 17 / 18 / 19 / 20 / 21 / 22 / 23 / 24 / 25 / 26 / 27 / 28 / 29 / 30 / 31 / 32