Ser más chulo que un ocho

Быть крутым

Que los madrileños son unos chulos es uno de esos tópicos universales con los que todos tenemos que cargar, sean ciertos o no. Así que esta expresión tenía que tener su origen en la capital, concretamente en un lugar lleno de chulos y chulas: los madrileños ataviados con el vestido típico, que tomaban el tranvía número 8 cuyo recorrido iba desde la Puerta del Sol hasta San Antonio de La Florida. Allí, cada 13 de junio se celebraba la verbena de San Antonio de La Florida, una tradición en la que las modistas madrileñas vertían 13 alfileres -imitando a las arras- en la pila bautismal invocando al santo para buscar marido.